¿Qué es una tableta?

Entre los nuevos dispositivos móviles que fabricantes y operadoras han puesto en el mercado en los últimos tiempos destacan las tabletas, por su utilidad y por la rápida aceptación entre los usuarios de todos los perfiles. Pero, ¿qué es una tableta? En síntesis, una tableta es un ordenador de menores dimensiones y peso que uno convencional y que mantiene muchas de sus prestaciones, además de añadir otras nuevas. Su denominación viene del inglés (tablet) y en algunos aspectos se parece a un híbrido entre teléfono inteligente (smartphone) y ordenador. La evolución tecnológica está produciendo modelos de dispositivos que acercan también entre si a smartphones y tabletas en cuanto a tamaño de la pantalla y a prestaciones, dispositivos que reciben el nombre de “phablets”.

Como ocurre con otros muchos avances tecnológicos, el concepto de tableta existía desde hace años e incluso se llegaron a fabricar algunos prototipos y equipos comerciales, pero es a partir del lanzamiento del iPad por parte de Apple, en 2010, cuando este mercado se empieza a considerar como tal y los dispositivos a comercializarse y difundirse de una manera muy rápida. Hoy la mayoría de los fabricantes de terminales y ordenadores cuentan con su propia gama de tabletas, que cubren una amplia variedad de tamaños, precios y sistemas operativos. Entre estos últimos destacan iOS (Apple), Android (Google) o Windows RT (Microsoft).

Básicamente una tableta se configura como un dispositivo móvil de poco peso con una pantalla táctil y de alta resolución que ocupa la práctica totalidad de su superficie y con la que se interactúa con los dedos o con un lápiz digital. Por ello, no lleva ni teclado físico ni ratón, aunque si un teclado virtual para la introducción de caracteres o textos. En muchos casos es posible conectar a la tableta accesorios por vía inalámbrica o mediante cables USB. Además, un punto muy importante es su conexión con las redes, que normalmente se suele hacer mediante conexiones 3G/4G ó WiFi, lo que permite la comunicación online desde cualquier lugar. Sus usos son prácticamente infinitos, aunque destacan el acceso y la navegación por Internet, la lectura y contestación del correo electrónico, el visionado o la toma de fotos y vídeos, la escucha de música, la práctica con videojuegos, el consumo de todo tipo de contenidos o el acceso a redes sociales, además de la descarga y la utilización de aplicaciones (apps).

El avance y la popularidad de las tabletas han crecido espectacularmente en sus pocos años de existencia, transformando el mercado de los dispositivos inteligentes y afectando negativamente al sector de los ordenadores portátiles tradicionales. En los países más desarrollados los consumidores poseen en muchos casos varios dispositivos, normalmente ordenador personal, smartphone y tableta, convirtiéndose en lo que algunos autores denominan como omnívoros digitales que, con un perfil multipantalla, consumen de forma importante contenidos de múltiples naturalezas.

Estos comportamientos y tendencias tienen una gran influencia en el mundo de los media y de las marcas, que deben adaptarse a ellos. Un ejemplo es la creciente conexión entre tabletas y televisión. Los consumidores utilizan la tableta como segunda pantalla, transformado la experiencia tradicional del visionado de la televisión y actuando como si fuera una extensión de la programación que están viendo. Otro ejemplo es el que tiene que ver con el comercio electrónico o con las compras online. Por sus características, la proporción de compras y el nivel de gasto que se realizan desde una tableta son mayores que las que tienen lugar desde un smartphone, lo que implica una serie de consecuencias y de actuaciones importantes para las tiendas electrónicas.

Como resultado de todas sus posibilidades, lo cierto es que con la llegada de las tabletas hace unos pocos años se ha producido un gran cambio de la forma de entender y usar Internet. La combinación entre sus prestaciones, su pantalla de tamaño relativamente grande y su reducido peso hace que la comodidad sea un factor decisivo para su uso con determinadas aplicaciones y en diferentes entornos poco adecuados para otro tipo de dispositivos (sofá, cama o baño), además de su empleo en lugares y condiciones más clásicas. Gracias a las tabletas y al resto de dispositivos electrónicos, el usuario está más conectado que nunca, lo que tiene grandes efectos en su forma de vivir, de trabajar y de relacionarse. Y ese usuario está todavía aprendiendo a aprovechar y sacar partido de las tabletas, por lo que el ecosistema generado por estos dispositivos va a seguir evolucionando rápidamente.

Acceder a los últimos informes sobre tabletas

LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com