¿Qué es la eHealth?

El desarrollo tecnológico afecta a todas las áreas de actividad humana, ya sean económicas y sociales, y por ello el mundo de la sanidad y de la salud no puede quedar fuera. La aplicación de las TIC a este mundo recibe diferentes denominaciones, eSanidad, eSalud, sanidad electrónica o eHealth en inglés. Otra denominación, también muy aceptada, es la de telemedicina, que se refiere más al uso de las telecomunicaciones en la sanidad.

La eHealth no es fruto solo de los avances tecnológicos, que son profundos y decisivos, sino que su gran desarrollo tiene mucho que ver con las necesidades de racionalización y eficiencia que requiere hoy la sanidad en todo el mundo. Por un lado los costes sanitarios suponen una parte cada vez más importante de los presupuestos públicos y por otro la esperanza de vida de los ciudadanos sigue creciendo, lo que implica el envejecimiento de la población y una mayor incidencia de las enfermedades crónicas asociadas. Y a la larga mayores costes.

Una de las principales tendencias de la sociedad actual es el aumento de la duración de la vida de las personas, lo que lleva a un progresivo envejecimiento de la población y trae consigo un aumento de la necesidad de cuidados y de atención sanitaria. Relacionado con el envejecimiento, y con los notables cambios que viene experimentando la población en sus hábitos de vida, se encuentra el fenómeno del creciente número de enfermos crónicos. El total de pacientes crónicos está aumentando en todos los países año tras año, lo que ocasiona el incremento de los costes sanitarios y una mayor demanda de información y de servicios por parte de esos pacientes.

En todos estos temas la eHealth apoyada en las TIC tiene mucho que decir y que aportar. Cualquier área de la sanidad es susceptible de mejora, de ahorros económicos y de mayores facilidades para el paciente. Uno de los campos destacados de aplicación de las nuevas tecnologías son los equipos que ayudan a los profesionales sanitarios a diagnosticar, tratar e intervenir a los pacientes. Un ejemplo es la digitalización de imágenes médicas y su tratamiento y envío como cualquier otro tipo de contenido digital.

De forma más global, en la eHealth tienen cabida todas las tecnologías que actualmente están transformando el mundo de las TIC. Desde la telefonía móvil, que acerca las soluciones al paciente esté donde esté, hasta el cloud computing, que facilita la compartición de recursos y de información entre los profesionales sanitarios, todas las nuevas tecnologías están presentes ya en la sanidad moderna. Otro ejemplo es el del big data, que en el mundo de la salud es fundamental ya que se generan una gran cantidad de datos que ofrece enormes posibilidades de análisis y de optimización de procesos y recursos.

Sin embargo, donde la eHealth probablemente encuentra su máximo potencial es en el de la telemedicina. Las aplicaciones de las telecomunicaciones son infinitas y permiten la aparición de nuevos conceptos como la telerrehabilitación, la televigilancia o la telemonitorización, que se puede aplicar perfectamente a los pacientes crónicos y a su gestión remota, con todas las posibilidades que trae consigo en cuestión de mejora de la calidad de vida, menos ingresos hospitalarios, menos duración de las estancias, etc.

Asociado al tema del envejecimiento y a la telemedicina hay un conjunto de aplicaciones con gran trascendencia y futuro y que se incluyen en el concepto de teleasistencia, dirigida fundamentalmente a personas mayores. Aquí las telecomunicaciones se asocian a dispositivos móviles, como relojes de pulsera o colgantes, y a distintos tipos de sensores (detectores de caídas, botones de ayuda, GPS, etc.) para hacer más segura y tranquila la vida de las personas mayores, o con determinado tipo de enfermedades, y la de sus amigos y familiares. Y a la vez, lo que es también muy importante, reducir los costes y hacer sostenible el sistema de atención.

Las posibilidades de las TIC también llegan a la gestión asociada a la eHealth. Un ejemplo es la gestión de las citas previas, que facilitan, ordenan y agilizan la atención sanitaria por parte de médicos generalistas y especialistas. El ahorro de costes para el sistema sanitario y de tiempo y de desplazamientos para los pacientes son muy importantes.

No hay que olvidar tampoco el valor de las TIC en todo lo que tiene que ver con la formación de los profesionales de la salud, médicos, enfermeras, cuidadores, etc., y a otro nivel con los pacientes y sus familiares. Las nuevas tecnologías facilitan esa formación con materiales a distancia, cursos online o simulaciones muy cercanas a la realidad.

En el mundo de la sanidad y las TIC hay otro fenómeno que ha alcanzado un protagonismo muy destacado y es la utilización de los nuevos medios como fuente de información sobre salud, tratamientos, productos, etc. La popularización del acceso a los nuevos medios y la importancia que tiene para los ciudadanos la salud propia y la de sus familiares y amigos hace que la búsqueda de información sobre sanidad se haya disparado, lo que es positivo por un lado, porque la experiencia de otros puede ayudar, pero puede tener connotaciones negativas si ello implica no acudir a los profesionales adecuados o hacer caso de informaciones no muy científicas que circulan por la Red. La disponibilidad y el acceso a fuentes fiables son muy importantes en este terreno.

Finalmente, el mundo de la sanidad tiene connotaciones muy personales y en él se manejan datos muy sensibles sobre los ciudadanos y su estado, lo que obliga a que cualquier infraestructura, servicio o aplicación de eHealth tenga que extremar las precauciones en materia de privacidad, confidencialidad y protección de datos. Ello es necesario para que una herramienta tan potente para los Gobiernos, los ciudadanos y la sociedad en general pueda desarrollarse de forma plena y mejorar la calidad de vida y la esperanza de vida de todos los habitantes del planeta

Acceder a los últimos informes sobre eHealth

LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com