¿Qué es el big data?

La proliferación de dispositivos móviles, sensores inalámbricos o cámaras y la información cada vez más amplia y variada que las empresas y las instituciones guardan sobre consumidores, clientes o pacientes han multiplicado el volumen de datos que se almacenan o se transmiten por las redes de comunicación. Dicha multiplicación es también el resultado de la explosión de áreas como el multimedia, las redes sociales o el Internet de las cosas. Pero no se trata sólo de grandes volúmenes de datos, sino también de la variedad de tipos y fuentes: parámetros meteorológicos proporcionados por sensores, posts en redes sociales, fotos y vídeos digitales, transacciones de compras, ubicaciones GPS de teléfonos móviles, etc.

Todos estos datos, que a nivel individual tienen poco sentido, analizados, agrupados y procesados pueden generar un gran valor añadido. Son el auténtico oro negro del siglo XXI y su minería se convierte en una de las más destacadas oportunidades empresariales y de desarrollo en la Sociedad de la Información y el Conocimiento.

Esa minería recibe el nombre de big data e incluye las tecnologías, sistemas y metodologías que permiten el tratamiento y análisis de grandes conjuntos de datos, que no pueden ser gestionados con los sistemas y herramientas tradicionales. Ello se debe a su gran volumen (por ejemplo análisis de tweets para detectar opiniones sobre productos o de medidas de sensores para predecir el consumo de energía), a la velocidad de proceso necesaria (como en los casos de detección de fraude en compras o transacciones económicas o de ciberseguridad), a la variedad de tipos de datos (textos, información de sensores, audio, vídeo, clicks, datos de acceso, llamadas telefónicas, imágenes médicas, etc.) que en ocasiones deben analizarse de forma conjunta, y a la necesidad de garantizar la fiabilidad de los resultados.

¿Para qué puede servir el big data? Para muchas cosas. Una de ellas es hacer más útil y aprovechable conocimiento que siempre había estado ahí y a cuya existencia no se concedía importancia. Otra tiene que ver con mejorar resultados de actividades, procesos, personas o máquinas. Y una tercera es permitir cosas que antes o no existían o se consideraban imposibles.

Las empresas pueden tener más y mejores datos de su funcionamiento, afinar más en su toma de decisiones, personalizar al máximo sus productos y servicios para cada usuario o grupo de usuarios, y desarrollar nuevas generaciones de productos innovadores con inteligencia y sensores para generar información sobre su estado y necesidades. En relación con los clientes, el big data hace posible obtener una visión completa de ellos. Al conocimiento clásico del cliente se pueden añadir ahora fuentes internas y externas, que facilitan conocer su forma de ser, porqué compran, cómo prefieren comprar, porqué cambian, qué es lo próximo que van a comprar o que factores les llevan a recomendar un producto a terceros.

En el sector público, puede generar importantes ahorros en eficiencia, a la vez que reducir los fraudes y los errores y estimular la recaudación de impuestos. En el campo de la movilidad, las nuevas técnicas de datos permiten aplicaciones basadas en la geolocalización y que generan negocios y consumos distintos a los tradicionales. En el campo de la investigación las posibilidades son enormes en áreas como la meteorología, la genómica, los procesos biológicos o el medio ambiente.

En sanidad, el volumen de datos crece de forma rápida así como la necesidad de enviarlos a través de las redes. Esos datos son de naturaleza muy variada (ficheros electrónicos de pacientes, imágenes médicas, resultados de los laboratorios, notas de los médicos, correos electrónicos, reclamaciones, citas y atención del paciente, cifras económicas, etc.) y muchos de ellos es relevante desde el punto de vista clínico, permitiendo tener una visión mucho más completa del paciente y de su estado. Y hace realidad cosas que parecen sacadas de novelas de ciencia ficción, como las autopsias virtuales. A nivel cotidiano, el manejo adecuado de los datos permite la mejora de la atención, de la eficiencia y de la calidad del sistema de salud. Salva vidas y a la vez produce importantes reducciones del gasto, que convierten al sistema sanitario en sostenible e incrementan las posibilidades de acceso a más colectivos, como en el caso de los pacientes crónicos.

Aparte de las aplicaciones en los ámbitos empresarial, comercial, de investigación o sanitario, el análisis de grandes cantidades de datos también se aplica, por ejemplo, al deporte. El big data ayuda en la Fórmula 1, analizando los bits proporcionados por sensores que están en el coche (motor, aceite, gasolina, neumáticos, caja de cambios, etc.) o que lleva encima el piloto y que se añaden a información sobre el circuito o sobre la meteorología. Todos estos parámetros se utilizan durante la carrera y después de ella para mejorar el coche y ver donde se puede ganar tiempo y evitar problemas. En otras ocasiones son los deportistas los que usan estas técnicas para analizar la información de sensores en sus zapatillas, imágenes de televisión o sensores en su cuerpo para buscar el máximo rendimiento. Estos usos se pueden complementar con una vigilancia médica mediante herramientas de monitorización y técnicas de datos para evitar esfuerzos límite y daños en la salud de los deportistas.

El big data es una herramienta nueva y relativamente sofisticada, que se encuentra a mitad de camino entre la tecnología y el negocio o el funcionamiento de las entidades, por lo que se necesitan personas y talento con capacidad de conocerla y sacar el máximo provecho para las organizaciones, así como los recursos económicos adecuados. Estos son puntos fundamentales y necesarios para el uso amplio de la herramienta, en especial los perfiles de gestores científicos de datos que son difíciles de encontrar. Otros aspectos que no hay que olvidar en una tecnología que maneja información sensible son los que tienen que ver con la privacidad, la seguridad, la responsabilidad o la propiedad intelectual. Sin duda, el big data mejorará la sociedad y la vida de los ciudadanos y se convertirá en una de las herramientas fundamentales del futuro cercano.

Acceder a los últimos informes sobre big data

LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com